Radón

Radón

El radón es un gas noble, por lo tanto inerte (no reacciona con otros elementos químicos), es incoloro, inodoro e insípido, también es soluble en agua y su símbolo químico es el Rn. El radón es radiactivo, es decir, sus átomos se convierten, de manera espontánea, en átomos de otros elementos químicos.

Se forma de manera natural por la desintegración del uranio que existe en las rocas y en el suelo. Este proceso de desintegración ocurre en la tierra desde hace miles de millones de años, se llama cadena de desintegración natural del uranio. El radón es la fuente natural más importante en la exposición a radiación ionízante.

 

 

radon.png

 

 

 

¿Qué efectos tiene en nuestra salud la exposición al radón?

La agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (International Agency fuere Research on Cancer, IARC), perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS), clasifica el radón como grupo 1, lo que significa que está demostrado que es cancerígeno para los humanos.

Cuando el radón pasa al aire, podemos inhalarlo al respirar. Una vez en el interior del cuerpo, se fija a los tejidos del pulmón y continúa desintegrándose, emitiendo partículas que pueden dañar las células. Este proceso supone un factor de riesgo para la formación de cánceres de pulmón que, además, se ve aumentado en caso de que usted sea fumador.

¿De qué depende que el radón llegue a producir un cáncer?

Los factores que influyen en que se pueda desarrollar un cáncer van a ser:

• la cantidad de radón que exista en los lugares donde se habita (viviendas, escuelas, lugares de trabajo).
• el tiempo que dure nuestra estancia en esos lugares.
• la susceptibilidad propia de la persona a contraer cáncer.
• si usted es fumador o ex-fumador. La interacción entre el tabaco y el radón es tan fuerte que el riesgo de padecer cáncer de pulmón se multiplica por 20 cuando se dan ambos factores juntos.

 

Mapas de Radón

Por el tipo de suelo de muchas zonas gallegas, rico en uranio, existe una probabilidad alta de emanación de radón y, si se dan las condiciones idóneas, puede alcanzar concentraciones elevadas en algunas de las viviendas de Galicia.

Esta probabilidad es mayor en ciertas zonas. Las concentraciones de radón en una vivienda o en un edificio en general, varían de manera sustancial con la situación geográfica. Dado el gran número de factores implicados, es muy difícil predecir si los niveles de este gas serán elevados en una vivienda concreta. De ahí que la mejor manera de conocer si hay una concentración elevada sea medir el radón presente en el domicilio.

No obstante, es posible conocer la mayor o menor probabilidad de presencia del gas haciendo mapas que reflejan, en general, la mayor o menor emanación del gas en zonas concretas, aunque no sean sustitutos directos de lo que se espera encontrar en un domicilio concreto. Es por esta razón que la mayoría de países poseen mapas de exposición a radón interior como instrumentos de información a la ciudadanía.

Una de las más valiosas fuentes de información radiológica ambiental que existen en España son los mapas de Radón o de potencial de radón:

Mapa del potencial de radón en España (Consejo de Seguridad Nuclear, CSN):

La cartografía de potencial de radón en España categoriza las zonas del territorio estatal en función de sus niveles de radón y, en particular, identifica aquellas en las que un porcentaje significativo de los edificios residenciales presentan concentraciones superiores a 300 Bq/m3. Dicho mapa puede consultarse públicamente en la web https://www.csn.es/mapa-del-potencial-de-radon-en-espana. Este mapa se basa en mediciones en planta baja y primeros pisos. El Mapa del CSN incluye un total de 12.000 mediciones en todo el territorio nacional.

Dentro de esta misma página existe un mapa de radón con una zonificación por ayuntamiento:

A partir del mapa de potencial de radón se obtiene, directamente, el mapa de zonas de actuación prioritaria (aquellas con potencial de radón superior a 300 Bq/m3). En este mapa se representa, en el color destacado, los ayuntamientos en los que más del 75% de su población reside en zonas clasificadas por encima de los 300 Bq/m3 (zonas de actuación prioritaria). Dicho mapa puede consultarse públicamente en la web https://www.csn.es/mapa-de-zonificacion-por-municipio.

Mapa de Radón de Galicia (USC)

Desde el año 2001 el Laboratorio de Radón de Galicia, de la Universidad de Santiago de Compostela, lleva haciendo mediciones de radón interior en los domicilios gallegos. Hasta el momento lleva hechas más de 4.300 mediciones en todos los municipios gallegos. Este trabajo permitió iniciar la elaboración del Mapa de Radón de Galicia, en el que los ciudadanos gallegos podrán conocer la probabilidad de tener determinadas concentraciones de este gas en sus respectivos municipios.
Financiado por la Xunta de Galicia a través de la Consellería de Sanidad, dicho mapa puede consultarse públicamente en la web del LRG www.usc.es/radongal.
Este mapa se basa en las mediciones en viviendas, no solo en planta baja o primera planta, sino también en los diversos pisos, y sirve como orientación para ver el posible riesgo real que hay en una vivienda de tener determinados niveles de radón. Así, este mapa representa la exposición real a radón de la población gallega, mientras que el mapa del CSN representa la distribución del radón en el territorio. Las mediciones de Galicia para el Mapa del CSN también fueron realizadas por el Laboratorio de Radón de Galicia.

El mapa MARNA. (Consejo de Seguridad Nuclear, CSN).

El MARNA evalúa la tasa de exposición a la radiación gamma terrestre de origen natural referido a 1 metro de altura sobre el nivel del suelo. Asimismo, la exposición a la radiación gamma puede emplearse como variable indicativa del riesgo de exposición al radón. Es una medida que mide la capacidad natural del suelo para emitir radiación.

Dicho mapa puede consultarse públicamente en la web https://www.csn.es/mapa-de-radiacion-gamma-natural-en-espana-marna

¿Cómo puedo saber si en el interior de mi vivienda existen altas concentraciones de radón?

Los niveles de concentración del radón en el interior de edificios pueden medirse de manera relativamente fácil y barata, pero tiene que hacerse por laboratorios especializados. Existen varios métodos, pero en general se trata de colocar un detector en un local determinado, dejarlo un cierto tiempo y, transcurrido el tiempo de exposición establecido, remitirlo de vuelta al laboratorio para su análisis.

En la página web del Instituto Galego da Vivenda e Solo (IGVS), http://igvs.xunta.gal/web/actuamos/913, podrá consultar cuanto necesite conocer para poder medir el radón de su vivienda con las debidas garantías.

Si en mi vivienda existen altas concentraciones de radón, ¿cómo puedo disminuir dichos niveles?

Con el fin de minimizar la concentración de radón en las viviendas existentes, tras analizar el resultado de las mediciones llevadas a cabo y, en función del estudio previo, de la localización de la vivienda y de las características de esta, existen distintas medidas correctivas o de mitigación. No existe una solución tipo y tampoco es posible garantizar la eficacia de una técnica concreta pues, entran en juego distintas variables, aunque ayudará tener la máxima información posible. Para disponer de mayor información al respeto, acceda a la página del Instituto Galego da Vivenda e Solo (IGVS) http://igvs.xunta.gal/web/actuamos/914